Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Situación mundial’ Category

El año pasado escribí una reflexión sobre la muerte de un Joven Mapuche a manos de carabineros de Chile (Policía). En ese texto intenté mirar más profundamente hasta los fundamentos del problema y de los posibles caminos de salida, los cuales todos pasan por la reflexión ética colectiva.

Ahora, con ocasión de la huelga de hambre iniciada el 12 de julio por los presos políticos mapuches de las cárceles de Concepción y Temuco, Angol, Lebu y Valdivia (treinta y tantas personas), pienso que el texto sigue estando plenamente vigente, ya que lo que está en juego es la reflexión de la ciudadanía toda, pero persona a persona desde la propia intimidad.

La muerte en condiciones indignas de un ciudadano, es la muerte de la ciudadanía toda. El llamado problema Mapuche no es tal, es el problema de chilenos y mapuches, y lo a sido históricamente dada la opresión del Estado chileno y la decidía de la ciudadanía chilena (cuando no abiertamente del racismo). Del mismo modo, como dijo hace ya tiempo Engels: “Un pueblo que oprime a otro pueblo no puede ser libre”. Lo que está en juego no es ni más ni menos que nuestra democracia, la de todos los que ocupamos el territorio. No podemos permitirnos hacernos los que no sabemos, los que no nos importa, frente a la tragedia discriminatoria e injustificable que significa la aplicación y conservación de la ley “Antiterrorista”, establecida en medio del régimen tiránico de la dictadura militar, a los que son de facto, nuestros compatriotas. Chile es, querámoslo o no, un estado multinacional, aún cuando todavía no lo distinguimos así.

Mas impresentable aún es el hecho de que durante todo el periodo de gobierno de  “izquierda” de la Concertación, se negó y reprimió las, internacionalmente reconocidas, justas demandas del pueblo Mapuche. Es cosa de mirar los relatorios emitidos por los observatorios de la ONU.

Como señala Immanuel Wallerstein en su reciente comentario sobre las contradicciones de la izquierda en América Latina, hay una contradicción de deseos y practicas entre los movimientos de las poblaciones indígenas, las que se han afirmado políticamente en casi todos los países (desde el 94) demandando su derecho a organizar autónomamente su vida político-social, y los partidos de izquierda que en la última década han alcanzado el poder en los distintos Estados.

Y el problema se haya en  el hecho de que, si bien ambos frentes se oponen a los frentes conservadores del neoliberalismo depredador, difieren en sus deseos y propósitos fundamentales, así como en las distinciones y discursos que utilizan.

En Palabras de Wallerstein: “Los partidos se han puesto como principal objetivo el desarrollo económico, tratando de lograrlo, al menos en parte, mediante un mayor control de sus propios recursos y unos mejores acuerdos con las empresas y los gobiernos extranjeros, y las instituciones intergubernamentales internacionales. Persiguen el crecimiento económico, argumentando que sólo de esta manera mejorará el nivel de vida de sus ciudadanos y lograrán una mayor igualdad. Los movimientos indigenistas han tratado de conseguir un mayor control sobre sus propios recursos y una mejora de las relaciones no sólo con los actores no nacionales, sino también con sus propios gobiernos nacionales. En general, afirman que su objetivo no es el crecimiento económico, sino llegar a un acuerdo con la Pachamama, o madre tierra. Aseguran que no buscan una mayor utilización de los recursos, sino un uso mucho más sensato que respete el equilibrio ecológico: persiguen el denominado buen vivir. No es de extrañar que los movimientos indigenistas se hallen firmemente opuestos a los escasos gobiernos conservadores de América Latina, como México, Colombia y Perú. Sin embargo, cada vez más abiertamente, estos movimientos también han entrado en conflicto con los gobiernos de centro-izquierda como Brasil, Venezuela, Ecuador e incluso Bolivia.”

Y el problema fundamental en juego: “Pero, ¿cuántos acuerdos de este tipo se pueden cerrar? Hay un problema más fundamental en juego. Es la naturaleza del “otro mundo (es) posible”, para utilizar el lema del Foro Social Mundial: ¿sería un mundo basado en un crecimiento económico constante, aún siendo éste “socialista”, que pretendiese elevar el ingreso real de las personas en el Sur global?, ¿o sería lo que algunos llaman un cambio de valores de civilización, un mundo de buen vivir? No será un debate de fácil solución. En la actualidad es un debate que se produce en el seno de las fuerzas de la izquierda latinoamericana. Pero hay situaciones similares en la base de gran parte de las tensiones internas en Asia, África e incluso Europa. Éste puede llegar a ser el gran debate del siglo XXI.”

(Fuente: http://www.agenceglobal.com/article.asp?id=2401)

En fin, ciertamente esta es una visión macro, que nos orienta a mirar el sistema-mundo como totalidad, pero también requerimos mirarnos a nosotros mismos, nuestras cegueras, nuestros apegos, nuestra mezquindades y omisiones. Todo cambio cultural surge como un cambio personal que se expande de lo local a lo global. La sociedad la realizamos las personas, los debates no harán la diferencia si no la hacemos nosotros desde la intimidad de nuestros sentires y reflexiones, es desde ese trasfondo social de nuestra conciencia como animales sociales que somos, que podrá surgir la inspiración ética para realizar el cambio cultural que tanto deseamos todos. Y si no estamos dispuestos a tener la audacia de conversar apelando a la co-inspiración de una matriz común de deseos entre izquierdas y pueblos indígenas, entre izquierdas y derechas, ¡entre todos! estamos perdidos. Esta nave la hundimos o la reflotamos juntos.

En el texto que presento en el link de abajo, profundizo en esa mirada orientada a la responsabilidad y reflexividad ética personal: La muerte de un ciudadano es la muerte de toda la ciudadanía

Anuncios

Read Full Post »

El análisis de los sistemas-mundo generado por Emmanuel Wallerstein y desarrollado por sus colaboradores nos habla de lo que llama la crisis estructural del capitalismo, desde una visión que integra ciencias sociales e historia amen de una profunda reflexión epistemológica.

La Biología-Cultural generada por Humberto Matruana y Ximena Dávila, y que se va enriqueciendo por parte de la comunidad en torno a ella, nos muestra que también estamos en una encrucijada histórica, pero lo hace con una visión de aún mayor alcance (histórico y epistemológico), nos habla de las eras psíquicas de la humanidad desde el origen humano hasta la posmodernidad pasando por el surgimiento del patriarcado-matriarcado. Y abriendo la mirada a una posible era en la cual nos encontraríamos en transito, una era pos posmoderna, pero que sólo realizaremos y conservaremos si convivimos una transformación cultural muy de fondo en la que nos reencontremos con nuestra naturaleza primaria de seres espontáneamente éticos y colaboradores que hoy se hayan enajenados por la cultura de la negación mutua y la omnipotencia.

En esta breve nota reflexionaré solamente enlazando algunos de los elementos que veo hacen parte del mismo dominio experiencial en nuestro presente, como parte de una civilización capitalista (500 años) y como parte de la historia cultural del patriarcado (9 mil años). En posteriores post ampliaré estas reflexiones y distinciones, las que no surgen de un entremezclar ecléctico de teorías, sino que desde el trasfondo epistemológico unitario de la biología-cultural me moveré integrando las distinciones con fundamento experiencial que presenta Wallerstein, y lo haré como deducciones posibles, en el campo de la historia cultural, de ese gran mecanismo explicativo que es la Matriz Biológico-Cultural de la Existencia Humana.

En la historia del capitalismo la tendencia a sido, por una parte, el aumento de la producción y la plus valía, y por el otro, el aumento de los tres factores de costo a pagar: Insumos, personal, impuestos. Hay condiciones estructurales aumentando hace 500 años el costo de los factores a nivel mundial y hoy las contradicciones internas del sistema económico-político-cultural impiden que se pueda conservar la incesante acumulación de capital en grados significativos (significativos según el criterio canónico de los grandes capitalistas). El neoliberalismo se inventó en la década del 80 para revertir la tendencia desregulando los mercados nacionales en la búsqueda de reducir estos costos. Y se lo presentó como el único camino posible, como el fin de la Historia; “There is no alternative” en la famosa frase de Margaret Tatcher. Sin embargo la deriva evolutiva y cultural de los seres humanos no está guiada ni por los recursos ni por las oportunidades, sino por las emociones y especialmente los deseos en el curso de la conservación del bienestar. Can always be alternatives. Después del crac económico del 2008, que genero la actual depresión mundial, es más fácil distinguir que el neoliberalismo fracasó en su misión. Por doquier los gobiernos del primer mundo se encuentran en el lado proteccionista del pendular ciclo económico. Hay 2 caminos que ahora se abren frente a nosotros; una convivencia más igualitaria en la que coinspiremos maneras de redistribuir la plusvalía y detengamos y hagamos retroceder la incesante mercantilización de todo, o una convivencia donde se extremé aún más la apropiación y exclusión generadora de discriminación, pobreza y daño ambiental, una convivencia en que ya ni siquiera se busque justificar y esconder ideológicamente las desigualdades sino que se las de por sentado. Una sociedad de grupos donde el Estado no es garante de las personas y las mafias se adueñen de todo. Esto es la crisis estructural del capitalismo (Wallerstein). Y quizás la crisis de la cultura patriarcal-matriarcal (Maturana & Dávila) lo que nos permitiría pasar a otra Era, una centrada en la ética, la coinspiración y la colaboración. Donde podamos realizar y conservar una sociedad mundial inclusiva y ecológica en armonía entre individuo y sociedad y entre biosfera y antroposfera. ¿Que mundo queremos vivir? Sea el que sea, depende de nosotros. ¡La Historia la hacemos las personas!

Después de la revolución mundial de 1968 el liberalismo centrista perdió su hegemonía ideológica unilateral, retornaron el conservadurismo y el radicalismo. La Historia está de parte de nadie, no es en si, y no existe el progreso inevitable. Viviremos según sea lo que conservemos al centro de nuestra convivencia.

No hay recetas por cierto, pero sin conversaciones reflexivas serias, por parte de todos y estando dispuestos a abrir mano de nuestras certidumbres, seguiremos el curso de una convivencia más injusta y autodestructiva. La colaboración no es una opción si lo que queremos es un mundo en que quepan todos los mundos, es una condición de posibilidad.

Para ver más de Biología-Cultural visite: www.matriztica.org

Y sobre el tabajo de Wallerstein en el Fernand Braudel Center: http://fbc.binghamton.edu/

Read Full Post »

 

Aquí adjunto una magnífica entrevista que recientemente dio, a New Left Review/Clarín, Eric Hobsbawn, uno de los grandes historiadores del siglo xx. Más allá de las profundas discrepancias epistemológicas que pueda tener con Mr. Hobsawn, hay un campo enorme de distinciones históricas que compartimos, y siempre es de gran interes escucharlo o leerlo por la agudeza de sus análisis y su rica erudición, nada pretenciosa. 

En esta entrevista pasa revista a aquellos hechos recientes (10 a 20 años) que han cambiado la faz de los procesos geoculturales en lo político, económico y cívico. Dentro de los grandes cambios mundiales ocurridos el destaca 5 que han resultado los más sorprendentes para la gran mayoría de los científicos sociales. Entre ellos cuenta: 

El desplazamiento del centro económico del mundo del Atlántico norte al sur y al este de Asia. La crisis mundial del capitalismo, que el predijo al igual que Wallerstein y el grupo de los 4,  pero que tardó mucho tiempo en llegar. El estrepitoso fracaso de Estados Unidos en conservar su hegemonía mundial después de 2001. La aparición como entidad política de un nuevo bloque de países en desarrollo, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Y finalmente la erosión y el debilitamiento sistemático y global de la autoridad de los Estados nacionales dentro de sus territorios.

Léanlo entonces y hagan sus propias reflexiones. ¡Provecho! 

.

Howsbam 2010 entrevista

.

Read Full Post »