Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Realización Personal’ Category

¿Realización Personal?  Mirando desde la Biología-Cultural

Papagallis ya se hiso presente en la Escola de Inverno de “The Hub”  en este mes de julio con el encuentro conversacional: REFLEXÕES CONSENSUAIS SOBRE A REALIZAÇÃO PESSOAL EM NOSSA CULTURA, orientado por el antropólogo Chileno Ignacio Muñoz Cristi, consultor asociado de Papagallis.

La noción de realización personal es hoy en día un lugar común, además muy manipulado comercialmente. Pero cabe preguntarse por que tiene tanta presencia y se lo desea en todas partes como una alta meta. Más que dar una respuesta a esto, el encuentro buscó ser una invitación a reflexionar a partir de la comprensión de los fundamentos biológico-culturales de lo humano desarrollados por el biólogo Humberto Maturana y la orientadora Ximena Dávila, ambos co-fundadores de la Escuela Matríztica de Santiago, ex Instituto Matríztico, lugar donde Ignacio estudió y trabajo como parte del equipo docente y de gestión organizacional.

En Palabras de Ignacio: “Se busca la “realización personal” por que habitamos un convivir cultural centrado en la desconfianza, el control, la apropiación, la competencia, la dominación, convivencia que genera malestar por doquier, y en concreto a generado la “frustración personal” como un modo de habitar atrapado en la queja y la insatisfacción permanente que surge del apego a todo tipo de expectativas y exigencias para consigo mismo, los otros y el vivir en general. Sin embargo la condición biológica natural, espontánea, de los seres vivos es el bienestar, el cual surge de su condición de seres que sólo pueden vivir si se dan las condiciones para la conservación de la relación de congruencia entre ellos y su circunstancia (acoplamiento estructural). Es decir, la adaptación no es una variable sino una constante. El bienestar tiene un fundamento biológico, pero esta cultura patriarcal-matriarcal que realizamos y conservamos actualmente en todo el planeta va a contra corriente de nuestra naturaleza biológica trayendo dolor y sufrimiento en la negación de nuestra condición primaria de seres amorosos (Biología del Amar), de seres espontáneamente éticos y abiertos a la reflexión”.

Así fue que en el encuentro reflexionamos juntos sobre la naturaleza de la relación organismo-nicho, sobre el origen de lo humano, sobre la conciencia ética como condición de posibilidad para la conservación de la armonía natural de la unidad individuo-sociedad, sobre nuestro presente cultural, sobre la presencia que concretamente tiene el dolor y sufrimiento en nuestro vivir cotidiano y los múltiples mecanismos a través de los cuales los conservamos.

También sobre “como el habitar en el amar, y como conservar un vivir que expande el amar en la aceptación de la legitimidad de toda experiencia, es la dinámica psíquica-cultural que nos permite salir de las trampas de la frustración personal para ir configurando un vivir y convivir en armonía entre nosotros y nuestras circunstancias”.

Fue central darse cuenta que la noción de realización personal no hace parte del fluir de los procesos del vivir humano sino que es un comentario que hacemos de ese fluir como observadores. Y como dicen Maturana y Dávila lo que observamos al distinguir alguien realizado es el habitar de alguien que se conduce sin quejas por no vivir lo que no ha vivido. Por ende el aceptarnos, aceptar nuestra circunstancia y aceptar nuestras quejas, es el camino de salida para descubrir en ellas (en las quejas), la matriz relacional que nos atrapa, así como la salida, al hacernos responsables por los deseo subyacentes que nos muestran las acciones a la mano que nos permitirán salir de  trampa, y ser libres a través de la luz reflexiva que surge de nuestro conversar con nosotros mismos.

Para una próxima ocasión dejaremos las reflexiones sobre como profundizar esta dinámica reflexiva conversando consigo mismo a través del trance natural y los sueños, ámbitos del vivir, conciente, sub-conciente y no-conciente que pueden operar a nuestro favor al modo de herramientas psíquicas y relacionales.

Sobre HUB y la Escuela De Invierno (Sao Paulo, Brasil)

A Escola de Inverno é um intenso período de oficinas organizadas no The Hub entre 12 de Julho e 1o. de Agosto de 2010. Em paralelo ao Hub Summerschool organizado pelo Hub na Holanda, a Escola de Inverno tem oficinas, eventos, desafios coletivos e momentos de reflexão por um período de três semanas.

A idéia da Escola de Inverno é oferecer um Open Space de aprendizado. Através de uma plataforma online, participantes poderão se registrar para eventos e criar os seus próprios. Imaginamos ter em média duas oficinas por dia todos os dias durante a Escola de Inverno. Além das oficinas, haverá um contêiner de aprendizado constante no qual reflexões em grupo e programa de mentoria participante-a-participante realçará a experiência de aprendizado e o processo.

Read Full Post »

Las pruebas del Espíritu.

Hacía tiempo él ya había entendido que siempre podía confiar en la naturaleza dinámica del vivir, en la naturaleza fluida del mundo, confiar en que este se constituía como cúmulos de configuraciones de sentires generando realidades y no “una” realidad. Por ende entendía que cuando el dolor, cuando el temor, cuando el caos arribaban, en algún momento desaparecerían si no se apegaba a ellos viviéndolos como algo que existe en si, independiente de si mismo. Pero esa tarde al ocaso, su circunstancia lo abrumo, una pesada y honda tristeza lo trago completo, tan completamente que llego a dudar en su sentir de su propio entendimiento, y su experiencia fue la de sentir que quizás no podría con esa tristeza, que esta vez permanecería en ella hiciera lo que hiciera, al menos el tiempo suficiente como para desarmonizar su mundo cometiendo negligencia tras negligencia. Se quebró, lloro y su llanto fue amargo. Pero se levanto y fue a la fogata en el jardín, reavivó las brasas y se puso a conversar con el abuelo fuego. Pero la tristeza continuó aún sintiéndose plenamente conectado con el abuelo, y esto, solo hizo que se hiciese aún más sólida la percepción de su doliente realidad. En silencio, bañando por la luz del plenilunio y el suave tintinear de las brasas al rojo, se durmió. Fue un sueño sin sueños, pesado, total. Cuando despertó se sentía liviano, recuperado. Tan en otra parte despertó que casi no acreditaba haber podido vivir lo que vivió, “¿Cómo pude dudar de lo indudable? Todo pasa siempre pasa, inatrapable el flujo del instante es”. Pensó para si que ahora había ya completado el aprendizaje; Tan móvil todo es que ni siquiera la realidad de la sabiduría se conserva fija. En este mundo vivimos todo lo que vivimos como si fuese una realidad incuestionable, una realidad sólo cuestionable a posteriori. Tan esto es así que incluso puede este entendimiento y su vivencia en un momento dado vivirse como algo equivocado, sólo otra cosa en condición a disolverse. Sintió alivio y un cierto orgullo de haber pasado la prueba. Sin embargo tuvo un momento de lucidez y entendió lo enajenado de aquello, si lo entendido era cierto, no había forma de dar por acabado el aprendizaje, perfectamente podía estar, incluso en ese mismo instante, en lo cierto o completamente equivocado, y sin embargo el hecho de que viviría como real lo que sea que viviera: tristeza, alegría, ilusión, percepción, era un hecho del vivir que andaría al asecho probablemente siempre. Respiro profundamente, y entendió que eso era justamente lo único que podía y debía seguir haciendo, respirar. Esto lo llevaría a un nuevo modo de conservar lo inconservable.

Ignacio.Muñoz.Cristi.cl

Read Full Post »