Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historia’ Category

Mi amigo Luiz Algarra me invitó a participar en la conversación que convoca a esta red (Vivo Educa) y su seminario sobre Educación y Redes. Invitación que acepté. Más yo me preguntaba que puede aportar la biología-cultural a esta conversación sobre educación y redes, tema que por cierto me ha ocupado hace ya varios años. Entonces ¿Biología-cultural para que?.

Antes de reflexionar en torno a esta pregunta tendría quizás que hablar algo del lugar en el que surge la Biología-Cultural; La escuela Matríztica de Humberto Maturana y Ximena Dávila, pero para no excederme en este post, invitaré a quien quiera saber más de ellos a ver su página web: www.matriztica.org

Entonces, considero que la comprensión de la naturaleza del vivir de los seres vivos en general y de los seres humanos en particular, así como de la naturaleza biológica del conocer, es fundamental para entender la fenomenología del aprendizaje, la educación y la enseñanza de una manera que no confunda estas 3 distintas dinámicas, de modo de poder ver como participan de la red de conversaciones que como sociedad habitamos. Al mismo tiempo esta comprensión de cómo operamos los seres humanos en tanto seres con dimensiones biológicas y culturales de existencia nos permite mirar, tanto a nuestra historia evolutiva, como a nuestra historia cultural para así distinguir como hemos generado, realizado y conservado los distintos modos de vivir y convivir el aprendizaje, la educación y la enseñanza en nuestras diversas comunidades. Pudiendo así visualizar como en distintas eras hemos construido diferentes sistemas de aprendizaje, educación y enseñanza que han generado derivas históricas diferentes, básicamente en dos grandes direcciones: 1) la de la ampliación de la autonomía reflexiva y de acción de las personas, que genera bienestar y conserva la convivencia social armónica, y 2) la de la disminución de la autonomía en la ampliación del control y la obediencia, la cual genera malestar y a la larga destruye la convivencia social armónica.

La comprensión biológico-cultural de lo humano nos permite comprender la clase de seres que somos en tanto seres sociales que existen en el lenguaje y habitan culturas que ellos mismos tejen como redes de conversaciones, seres que por naturaleza precisan habitar en espacios de mutua aceptación y respeto para no enfermar. Seres en quienes el trasfondo de la conciencia social y ética es espontáneo en cuanto logran crecer en una matriz relacional que les permite conservar la unidad psíquica individuo-sociedad propia de su especie.

Seres que aún siendo primariamente sociales (amorosos) pueden cultivar sistemáticamente un vivir y convivir antisocial (negador) que los aliena y aliena la comunidad en que habitan.

El vivir es una dinámica de continuo cambio en que los seres vivos y el medio que los acoge y los hace posibles se encuentran permanentemente inmersos en una deriva de cambios estructurales. Cambia la estructura del organismo y cambia la estructura del medio, y además cambian juntos, en congruencia; el organismo gatilla cambios en el entorno y el entorno gatilla cambios en el organismo, en una dinámica reciproca de mudanzas que genera una historia de cambios en que si se conservan acoplados resultan espontáneamente congruentes sus estructuras. Como pasa cuando uno compra unos zapatos nuevos y al usarlos van cambiando juntos tanto el pie como el zapato. La palabra adaptación refiere a este proceso, pero no se trata de que el organismo se adapte al medio como si este preexistiera, sino que se van transformando juntos. De hecho surgen juntos, el medio no es medio si no hay un ser vivo y viceversa. “El vivir no preexiste a nuestro vivirlo”. De la misma manera que una semilla puede vivir sólo si encuentra una buena tierra donde germinar, los seres vivos en general sólo viven si encuentran un medio acogedor en el que puedan conservar su acoplamiento a el, o sea, la adaptación es una constante, no una variable.

En este sentido, la palabra aprendizaje es una distinción que hacemos como observadores al hacer una comparación entre dos momentos de una historia de transformaciones  congruentes entre un ser vivo y su circunstancia, la cual puede implicar a otros seres vivos, como pasa en el caso de los seres sociales. Es decir, del mismo modo que la adaptación es una constante, para los seres vivos el aprendizaje es una consecuencia espontánea y permanente de su vivir. Entonces como nos muestra la comprensión biológico-cultural, los seres vivos son sistemas cognitivos, y el vivir es el proceso de conocer, donde todo hacer es conocer y todo conocer es un hacer.

Y en el espacio humano, el aprendizaje se da enlazado a la convivencia humana, de lo que resulta que todo educar ocurre como una dinámica de transformación en la convivencia. El educar no es enseñar, la enseñanza ocurre en el mostrar, en el indicar concientemente como se realiza alguna operación. Por ello en el educar no enseñamos operaciones, sino que aprendemos inconscientemente modos de habitar. Y toda convivencia humana implica un permanente proceso de mutuo aprendizaje y un espacio psíquico particular de educación según sea la convivencia cultural que realicemos.

Las culturas centradas en la desconfianza, en el control, el sometimiento, la obediencia, la apropiación y la discriminación, generan espontáneamente espacios psíquicos donde las personas se educan como seres que no tienen presencia en tanto tales, en que no son vistas ni escuchadas como legítimos otros en la convivencia, sino que son instrumentalizadas y negadas de toda forma concebible. Donde la natural creatividad e inteligencia, típicamente humanas, se ven restringidas y aún alienadas por la reducción del espacio posible de consensualidad que generan las redes conversacionales jerárquicas. Cultivando así las personas un vivir que genera y conserva desconfianza de si y de los otros, dependencia, frustración, perdida del sentido social, e incapacidad de reflexionar sobre los propios actos y el propio reflexionar.

Por otra parte, las culturas centradas en la confianza, el compartir, colaborar y co-inspirar, generan espontáneamente un espacio psíquico donde la educación ocurre como una transformación reflexiva en la convivencia donde todas las preguntas son legitimas, donde se conversa sobre los criterios que le dan valides a  las afirmaciones, donde aparecen las condiciones de posibilidad para realizar las explicaciones. Un espacio psíquico donde las personas tienen presencia como legítimos otros en el proceso de transformación en la convivencia, y por ende están en un espacio de confianza y bienestar que les permite colaborar y co-inspirar junto con otros sin temor a desaparecer, donde son autónomos por que pueden operar desde si, desde sus deseos y desde la reflexión sobre sus deseos, donde la conciencia social-ética surge espontáneamente como el trasfondo desde el que hacen todo lo que hacen, por que es parte de la dinámica inconsciente cotidiana que sostiene su convivencia social como individuos que se realizan como personas en un espacio social.

Y la democracia surge solo en un ámbito cultural así, entendida esta no como un sistema político sino como un ámbito de convivencia entre personas equivalentes, todas respetables, y todas dispuestas a compartir una convivencia social en la que todas participan colaborando para su realización y conservación cotidiana. Una educación para la democracia entonces, único espacio en el que somos propiamente personas, implica una cultura y un espacio psíquico donde la transformación en la convivencia sea realizada por personas que se respetan a si mismas y a los otros, que colaboran, comparten y co-inspiran el tiempo todo cada cual a su manera según su circunstancia, ya que las niñas, niños y jóvenes aprenderán y vivirán su vivir según sea la naturaleza de la convivencia que realicen los adultos de la comunidad. Es lo que hacemos hoy, el como convivimos en este presente, lo que determinará el camino futuro que será el punto de partida para los niños, niñas y jóvenes de hoy. La buena noticia es que ellos desean apasionadamente adultos a quienes respetar y admirar, y si nosotros comprendemos la clase de seres que somos, podremos constatar nuestra naturaleza primariamente amorosa y reflexiva de seres que si no están enajenados en teorías negadoras pueden confiar y respetar en si mismos y los otros, para convivir creando cotidianamente redes de conversaciones democráticas donde educarnos mutuamente en el circulo recursivo de la convivencia humana.

Es por todo esto que considero que conocer y entender los fundamentos biológico-culturales del aprendizaje y la educación permite generar un mundo de acciones a la mano que nos permitan co-inspirar y colaborar para la co-creación de una educación liberadora y engrandecedora de nuestro potencial autonómico y reflexivo, el cual necesitamos hoy quizás más que nunca, dada la encrucijada histórica por la cual atravesamos actualmente: ¿El surgimiento de una sociedad más jerárquica, más polarizada y destructora del ambiente? ¿O el surgimiento de una más democrática, igualitaria y ecológicamente armónica? La encrucijada histórica de las eras psíquicas de la humanidad.

Referencias:

  1. Maturana, H. Deriva Ontogénica o Aprendizaje. Arch. Biol. Med. Exp. 15: 261-271, 1982.
  1. Maturana, H. Emociones y Lenguaje en Educacion y Politica. Ed. Hachette, Santiago, 1990. Ed. Dolmen, Santiago, 1.ed. 1990; 2.ed., 1990.
  1. Maturana, H.R., Dávila, X. Educador Social. En: Figuras y pasajes de la complejidad en Educación. Guadas y Batalloso  Coords. Instituto Paulo Freire España. 2008.

Read Full Post »

Les adjunto aquí un video muy interesante sobre los Laboratorios Fabulosos (Fab Lab), una idea originada en el MIT que trata sobre llevar la innovación tecnológica al ámbito de las personas borrando la barrera entre especialistas y público general.  Neil Gershenfeld nos aporta reflexiones sobre la llamada revolución digital apuntando a la generación de redes relacionales distribuidas donde las personas puedan aportar a la solución de problemas locales desde la localidad de su habitar.  Me parece muy interesante esta visión de la tecnología poniendo a las personas al centro, no ya como consumidores sino como creadores.  Novedoso o no, el asunto es que un fruto importante  de la mentada revolución digital puede ser globalmente la personalización de la creación tecnológica.

Véanlo y considérenlo ustedes mismos: 

Read Full Post »

 

Aquí adjunto una magnífica entrevista que recientemente dio, a New Left Review/Clarín, Eric Hobsbawn, uno de los grandes historiadores del siglo xx. Más allá de las profundas discrepancias epistemológicas que pueda tener con Mr. Hobsawn, hay un campo enorme de distinciones históricas que compartimos, y siempre es de gran interes escucharlo o leerlo por la agudeza de sus análisis y su rica erudición, nada pretenciosa. 

En esta entrevista pasa revista a aquellos hechos recientes (10 a 20 años) que han cambiado la faz de los procesos geoculturales en lo político, económico y cívico. Dentro de los grandes cambios mundiales ocurridos el destaca 5 que han resultado los más sorprendentes para la gran mayoría de los científicos sociales. Entre ellos cuenta: 

El desplazamiento del centro económico del mundo del Atlántico norte al sur y al este de Asia. La crisis mundial del capitalismo, que el predijo al igual que Wallerstein y el grupo de los 4,  pero que tardó mucho tiempo en llegar. El estrepitoso fracaso de Estados Unidos en conservar su hegemonía mundial después de 2001. La aparición como entidad política de un nuevo bloque de países en desarrollo, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Y finalmente la erosión y el debilitamiento sistemático y global de la autoridad de los Estados nacionales dentro de sus territorios.

Léanlo entonces y hagan sus propias reflexiones. ¡Provecho! 

.

Howsbam 2010 entrevista

.

Read Full Post »