Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 septiembre 2010

Aquí quiero postear un imprecionantemente pristino texto de un ensayo del profesor Maturana que publicó en su libro “Amor y Juego. Fundamentos olvidados de lo Humano”, coescrito con la Dr. Verden-Zöller. Es un trecho que nos habla de la democrácia como una red cerrada de conversaciones constituida como un sistema social humano, pero enfatizando las conversaciones que niegan la realización y conservación de un tal sistema. En posteriores post iré comentando uno a uno los puntos a que aquí se nos invita a reflexionar.

En la actualidad vivimos un espacio de contradicciones históricamente conservadas donde por un lado muchos países han declarado el vivir democrático como su sistema de gobierno favorito o predilecto, pero a la vez no se ha dado en la praxis del vivir y convivir democrático la realización de una coexistencia congruentemente responsable en el bienestar de existir en un dominio donde se es legítimo desde el respeto mutuo y el respeto a la biosfera participando responsablemente en la convivencia del vivir planetario, es decir, no se ha dado una democracia completamente realizada y conservada en el día a día, sino que constantemente a existido en riesgo de ser negada, y de hecho a sido negada recurrentemente, por conversaciones patriarcales-matriarcales.

Como nos dice hace ya años Don Humberto, la democracia es un modo de vida que como red cerrada de conversaciones surge en la praxis del vivir, y si no se da en el día a día la realización y conservación  de la operacionalidad del mutuo respeto en torno a un proyecto común de convivencia no hay democracia. La democracia empieza por casa o no empieza. Es una obra de arte cotidiano. No un sistema electoral o de partidos.

Veamos diez conversaciones que constituyen el ámbito de las contradicciones a que queda sometida la democracia en un entorno cultural patriarcal-matriarcal que la niega recurrentemente:

“a) Conversaciones que confunden la democracia con una manera electoral de lograr el “poder político”. El emocionar básico bajo el cual tienen lugar estas conversaciones es el deseo abierto o encubierto por la dominación o control de la conducta de los otros con el fin de satisfacer un deseo privado de autoridad y apropiación. Conversaciones de esta clase ocultan el hecho de que lo que en una cultura patriarcal se llama poder tiene lugar en la obediencia del otro a través de la sumisión obtenida por la coerción. Más aún, tal coerción usualmente tiene lugar disfrazada bajo argumentos que afirman que el poder es una propiedad o don de aquellos que ejercen la coerción a través de las acciones de sus adeptos de una manera que oculta la coerción que ellos ejercen. La democracia no opera en términos de poder, autoridad o exigencias de obediencia; muy por el contrario, la democracia se realiza mediante conductas que surgen de conversaciones de coinspiración que generan cooperación, consenso y acuerdos.

b) Conversaciones que niegan el libre acceso a la observación, examen, opinión, o acción en los asuntos de la comunidad a algunos de sus miembros, y que hacen esto con argumentos que afirman que aquellos miembros de la comunidad excluidos son intrínsecamente incapaces de tener una participación adecuada en aquellos asuntos. La emoción fundamental involucrada en conversaciones de exclusión diferencial de esta clase es la preferencia patriarcal por relaciones de jerarquía y de control en el operar de una comunidad humana. Estas preferencias usualmente se ocultan bajo algún argumento de justicia o derecho, validado a través de referencias a algún sistema de nociones y principios tratados como trascendentalmente válidos.

Pero, debido a su forma de constitución no hay ni puede haber ninguna justificación trascendental para la democracia; la democracia es una manera de vivir en comunidad que surge, cuando es de hecho adoptada, como un acuerdo social abierto que proviene de una añoranza o deseo profundo de recobrar una vida matrística como un vivir en el respeto mutuo y el autorrespeto.

c) Conversaciones que justifican la negación del acceso a los medios básicos de subsistencia a algunos miembros de la comunidad a través de argumentos que afirman la legitimidad de la competencia en un mundo abierto a la libre empresa. El emocionar fundamental envuelto en estas conversaciones en nuestra cultura patriarcal, es el de la enemistad que surge con el deseo de la apropiación. La enemistad, la interferencia activa con el acceso que otro ser viviente podría normalmente tener a sus medios de subsistencia, es una característica de nuestra cultura patriarcal que ésta justifica con argumentos que hacen de la apropiación del mundo natural una virtud, o aun un derecho trascendental. En un vivir democrático, la cooperación, el compartir y la participación son partes de su emocionar básico, y la acción, a que conduce tal emocionar frente a la escasez, es la distribución participativa, no la apropiación. De manera que cualquier argumento que justifica la apropiación restringe o interfiere el acceso a los medios de vida a algunos de los miembros de una comunidad democrática, destruyendo la democracia en esa comunidad.

d) Conversaciones que validan la oposición entre los derechos del individuo y los derechos de la comunidad bajo el argumento de que el individuo y la comunidad necesariamente se niegan unos a otros a través de un conflicto de intereses. El emocionar fundamental que estas conversaciones involucra es apropiación y enemistad bajo la afirmación de que la individualidad humana se constituye en una dinámica de oposiciones en la que cada individuo surge a través de un proceso de activa diferenciación del otro.

Sin embargo, el individuo humano no surge de una dinámica de oposiciones, sino que, por el contrario, surge en el desarrollo del autorrespeto y dignidad que tiene lugar a través de la confianza y respeto mutuos en un ámbito social propio de la vida matrística de la infancia en la que él o ella llegó a convertirse tanto en un ser individual como en un ser social. Por consiguiente, la coexistencia democrática no surge en la historia europea del deseo de satisfacer intereses comunes, sino de la añoranza por la aceptación y el respeto mutuos.

En otras palabras, el vivir democrático, según lo que yo digo, no surge como un mecanismo que permite resolver conflictos de intereses, sino que surge como un intento de realizar un modo neomatríztico de convivencia en la constitución de un Estado democrático como un proyecto común. La democracia no es una solución, es un acto poético que define un punto de partida para una vida adulta neomatrística porque es la constitución por declaración de un Estado como un sistema de convivencia que es un sistema social humano, un ámbito de mutuo respeto, de cooperación y de coparticipación, coextenso con una comunidad humana regida o realizada por tal declaración.

e) Conversaciones que afirman la necesidad de orden y estabilidad para asegurar la libre empresa y la libre competencia bajo el argumento de que es la libre empresa y la libre competencia lo que lleva al progreso social, en el supuesto implícito de que con la noción de progreso se connota algo que es un valor en sí. El emocionar fundamental en nuestra cultura patriarcal en relación con la noción de progreso es el propio de los deseos de apropiación o autoridad involucrados en las conversaciones de jerarquía, crecimiento, control y subordinación. Pero, el control de los otros, la obediencia bajo las relaciones jerárquicas que se mantienen mediante la coerción, y el crecimiento como una acumulación de bienestar a través de la apropiación de los medios de vida de los otros, son acciones que estabilizan la exclusión y generan miseria material, depredación ambiental y sufrimiento, debido a que constituyen dinámicas de negación recurrente de los fundamentos matrízticos de nuestra infancia occidental, y más profundamente de nuestra constitución como seres humanos, y son, por lo tanto, intrínsecamente negadoras del respeto mutuo y autorrespeto constitutivo del vivir democrático. Más aún, esta manera de vivir en el continuo juego de la competencia y la demanda de estabilidad hace a la educación un instrumento de crianza de niños patriarcales que vivirán en contradicción emocional al vivir tanto en la continua negación de la democracia como una manera de coexistencia humana, como en la permanente añoranza por la recuperación de sus fundamentos matrízticos.

f.)     Conversaciones de poder, de control, y de confrontación en la defensa de la democracia, o para resolver las dificultades que surgen en el vivir en ella, en vez de conversaciones de reflexión, de acuerdo y de responsabilidad en relación con el propósito común que la funda. El emocionar que da surgimiento a estas conversaciones implica la pérdida de la confianza en el otro junto con el deseo por la seguridad y protección que una autoridad amiga fuerte que controla al otro asegura, en una forma de coexistencia en la que cada desacuerdo se vive como una amenaza que tiene que ser encarada a través de la guerra y la negación de los otros, y en la que cada dificultad se vive como un problema que tiene que ser resuelto mediante la lucha, y en la que cada oportunidad para una nueva acción se aparece como un desafío que tiene que vivirse como una confrontación. Esta clase de conversaciones niega la democracia, de hecho o por inspiración, al destruir el respeto mutuo fundamental que hace posible la coinspiración para la convivencia en respeto mutuo que la constituye.

g)     Conversaciones que alaban a la relaciones jerárquicas, de autoridad, y de obediencia, como virtudes que aseguran el orden en las relaciones humanas. Conversaciones de esta clase aseguran una división jerárquica de las actividades humanas y estabilizan los privilegios sin el uso de la fuerza. El emocionar que da surgimiento a estas conversaciones es el deseo de mantener y asegurar el control de los privilegios apropiados. Las conversaciones de esta clase restringen el acceso que todos los miembros de una comunidad democrática deberían tener a los asuntos de la comunidad, y lo conceden como un privilegio a sólo algunos. Las conversaciones de esta clase destruyen la democracia por la negación de sus fundamentos.

h)     Conversaciones que presentan todo desacuerdo en una comunidad democrática como lucha por el poder bajo el argumento de que la democracia es una oportunidad para que participen en tal lucha todas las fuerzas sociales. En estas conversaciones, el emocionar fundamental va a través del deseo de control y dominación bajo el cual vivimos nuestro ser adulto en nuestra cultura patriarcal europea. En este emocionar vivimos todos nuestros desacuerdos como amenazas a nuestra identidad, y no los respetamos como expansión de una diversidad legítima de coinspiradores para una vida en democracia. Conversaciones de esta clase oscurecen el propósito común de la vida en democracia y tarde o temprano la niegan en su totalidad.

i)      Conversaciones de competencia y creatividad, que afirman que el progreso es una característica necesaria de la vida humana, y que el progreso es el incremento en la dominación de la naturaleza y el control de la vida. En estas conversaciones, el emocionar fundamental es la avaricia, el deseo por la apropiación y el control. Las conversaciones de competencia y de creatividad niegan al otro, ya sea directamente en el acto de competir, o indirectamente mientras afirman que el otro carece de la creatividad básica necesaria en una sociedad que sobrevive solamente a través de una búsqueda interminable de la novedad. Estas conversaciones niegan la democracia al negar al otro en su total legitimidad, al devaluar la armonía del vivir que surge en la consensualidad y al alabar las diferencias que surgen en una lucha continua.

j)      Conversaciones de urgencia e impaciencia que exigen la acción inmediata, y que bajo el argumento de desconfianza intentan imponer una visión particular antes de que ésta sea sometida a la reflexión pública.. Estas conversaciones surgen en el deseo de control y certeza a cualquier costo, y son presentadas bajo el argumento de derecho y justicia. Estas conversaciones destruyen cualquier espacio para las conversaciones de coinspiración, limitando la posibilidad de cualquier acuerdo que pueda conducir a la comprensión y a la acción democrática. Las conversaciones que implican desconfianza dan surgimiento a la desconfianza, y destruyen la democracia al hacer posibles las acciones autoritarias.

La democracia es una ruptura en nuestra cultura patriarcal europea que surge de nuestra añoranza matrística por la vida en el respeto mutuo y la dignidad, que la vida centrada en la apropiación, la autoridad y el control, niega. Como tal, la democracia es una obra de arte, un sistema de convivencia artificial generado conscientemente, que puede existir solamente a través de las acciones propositivas que le dan origen como una coinspiración en una comunidad humana. Sin embargo, al no darnos cuenta de la no racionalidad constitutiva de la democracia como un producto de una coinspiración social matrística, tratamos de darle una justificación racional, argumentado en términos de principios trascendentales de justicia y derecho, que juzgamos como universalmente válidos precisamente a través de esa misma argumentación racional. Más aún, como nuestros argumentos racionales han fallado al no convencer a aquellos que no aceptaban ya a priori los fundamentos matrízticos no racionales de nuestro argumento, y que, por lo tanto, no necesitaban de ellos, hemos hecho solamente la otra cosa que sabemos hacer en nuestra cultura patriarcal, esto es, recurrir al uso de la fuerza bajo el fundamento de teorías filosóficas que justifican su uso para el bien común. Pero la fuerza también ha fallado en el intento de crear una convivencia democrática y fallará necesariamente siempre porque la fuerza constitutivamente niega el dominio de las conversaciones de confianza, de respeto mutuo, de autorrespeto y de dignidad, que debemos vivir sí queremos vivir en democracia. Esto no es todo, sin embargo.

La democracia no es un producto de la razón humana, la democracia es una obra de arte, es un producto de nuestro emocionar, una manera de vivir de acuerdo a un deseo neomatríztico por una coexistencia dignificada en la estética del respeto mutuo. Lo que hace difícil el vivir en democracia en el medio de una cultura patriarcal que continuamente la niega, es el que las gentes que quieren vivir en democracía son en su origen patriarcales. Y es precisamente porque ellas también son patriarcales en su origen, que no entienden que la democracia no tiene justificación trascendental, y que es de hecho artificial, un producto de la coinspiración, y creen que una vez que la democracia ha llegado a ser estabilizada, puede ser defendida racionalmente a través del uso de nociones tales como derechos humanos, como si estos tuviesen validez universal trascendente, sin darse cuenta de que estos son también arbitrarias obras de arte. La democracia, como una forma de coexistencia matrística en el medio de una cultura patriarcal que se opone a ella y que constitutivamente la niega, no puede ser estabilizada ni defendida, puede ser solamente vivida, y será democracia solamente en tanto sea vivida. La defensa de la democracia, y de hecho, la defensa de cualquier sistema político, necesariamente conduce a la tiranía.

Por lo tanto, todo lo que podemos hacer, si de hecho queremos vivir en democracia, es vivir de acuerdo a ella en el proceso de generar acuerdos públicos para todas la acciones que queremos que tengan lugar en ella, y hacerlo así mientras vivimos de acuerdo a aquellos acuerdos públicos que le dan origen y la constituyen. Vivir en democracia es un acto de responsabilidad pública que surge de un deseo de vivir tanto en la dignidad individual como en la legitimidad social que ella implica como una manera matrística de vivir, y fallamos en nuestro intento solamente cuando no realizamos esta manera de vivir, mientras afirmamos que queremos vivir en ella.”

Read Full Post »

Como nos muestra la biología-Cultural, lo humano surge, evolutivamente hablando, en el conversar. Y se conserva habitando en redes de conversaciones, las que constituyen el fenómeno cultural. De manera tal que sólo se es humano conviviendo con humanos. Lo humano no es simplemente una corporalidad Homo Sapiens, es un modo de vida que se realiza en una matriz de relaciones sociales, en la cual conversando las personas se encuentran y se realizan como tales.

Podemos decir que las redes de conversaciones formales son todas aquellas que surgen como espacios especificados con algún propósito y orientadas a un resultado, sea educativo, político, religioso, etc. Espacios que además son diseñados desde algún criterio.

Pero siempre dependiendo de cómo se viva y conviva en estos espacios serán las propiedades de la matriz relacional que surga con el conversar de las personas. Así, pueden cursar en la confianza y la colaboración, o en la desconfianza, el control y la obediencia. Generando así dos derivas completamente distintas; una social y otra instrumental.

Las redes de conversaciones informales son todas aquellas que ocurren en espacios relacionales sin diseño o con un meta-diseño que simplemente abstrae y trasponla las coherencias básicas del ámbito social. Lo que las caracteriza es que no están orientadas a la consecución de un resultado, y no tienen más propósito que el disfrutar el encuentro entre personas que quieren escucharse y hablarse. Y como están abiertas a la posibilidad de coinspirar la coordinación de acciones conjuntas, siempre pueden generar resultados, pero como una cuestión espontánea.

Al igual que las conversaciones en espacios formales, lo que define el curso que siguen las redes de conversaciones informales será el modo en que se relacionen las personas, ya sea desde conversas de colaboración en el sentir de la confianza,  o conversas de obediencia en el control o la competencia.

Entonces, si bien es cierto que los espacios formales e informales de conversaciones generarán bienestar o malestar siempre dependiendo de cómo se los viva y conviva, la convivencia humana, históricamente y en este presente, ha ocurrido y ocurre fundamentalmente en espacios informales de conversación, y la mayor parte de las creaciones humanas fundamentales han surgido así, sin diseño, sino establecidas consensualmente al calor de la convivencia y en el placer de hacer cosas juntos.

Por otra parte, la historia de los últimos 10 mil años, ha estado centrada en relaciones culturales (redes de conversas) de desconfianza, control, autoridad, obediencia, apropiación, competencia. Desde las cuales se ha intentado formalizar insidiosamente los espacios conversacionales de muy diversas maneras para poder manipular a las personas en la consecución de diversos objetivos, sean políticos, ideológicos, económicos, etc. Generando así dolor y sufrimiento como también desarmonía ecológica al romper la unidad individuo-sociedad y biosfera-antroposfera.

El encuentro de la Red de Conversaciones Informales surgió con el propósito de restaurar el potencial educativo espontáneo de los encuentros libres entre personas que desean compartir, colaborar y coinspirar en torno al aprendizaje, generando matrices relacionales-sociales que aspiran a ampliar la autonomía reflexiva y de acción de las personas y comunidades, así como sus espacios de bienestar psiquico-corporal.

Nos juntamos el día 13 de septiembre (2010) y realizamos un encuentro que quisimos imaginar como una semilla, la cual sembramos en la buena tierra del conversar reflexionando sobre las dinámicas del aprendizaje en la convivencia. Para esto invitamos a diversas organizaciones y personas involucradas en temas educativos, de dialogo, innovación empresarial, entre otros. Junto a lo cual se invitó también a dos exponentes norteamericanos, uno de la Cibernética, Paul Pangaro, y otro del Aprendizaje Informal, Jay Cross. Además participamos, Luiz Algarra, como moderador reflexivo, y yo, que presenté una explicación biológico-cultural sobre los fundamentos de los espacios informales de aprendizaje. En total fuimos cerca de 100 personas compartiendo en la “trofolaxis” lingüística.

Fue una magnífica experiencia ya que contamos con un público de lujo que dejó de ser público en el conversar para tornarse exponentes de su propio pensamiento y sentir. Y pudimos así compartir, ideas, reflexiones, preguntas y distinciones que poseían ese peculiar carácter que el sentir les da a los conceptos cuando surgen en las personas de una manera vital, cuando quedamos concernidos en aquello de lo que hablamos, transidos por la pasión de aquello que nos mueve desde lo profundo.

Dadas las circunstancias en que fue posible hacerlo, fue un encuentro que se organizó a última hora, pero el cosmos coinspiró para que su realización fuera impecable y deleitable. Salvo quizás por el aspecto on line transmitiendo en vivo, ya que no pudimos interactuar con los cerca de 40 cibernautas que se conectaron con nosotros. Esperamos poder arreglar eso en una eventual segunda oportunidad. En fin, fue un encuentro que esperamos, abra una nueva puerta para seguir dando vueltas juntos en el placer del conversar y el aprender conviviendo.

Read Full Post »

Enamorar donde moran los enamorados

Un poemas es un artefacto tanto semántico cuanto neurológico, un casi animal rondando el cubil de los sentires y entendimientos. Sin duda alguna, una otra manera de reflexionar en profundidad, convidando a encontrarse consigo mismo en lo más hondo de las matrices de asociaciones. Valga entonces aquí la invitación.

Enamorar donde moran los enamorados

.

Amor

Que piedra nieve o noche es esa

en el pecho de la luna

preciosa o corriente mineral

.

Unicornio fantasma, sin duda,

nocturno

palpitando cuando los corazones duermen

en la huida

.

Y el doliente anverso del amor

indiferencia

radiante ausencia preñada de un millón de agujas

.

Ella no lo amaba

el si a ella

pero ella amaba aquel otro

y este a ella desdeñaba

como aquella que a su vez a él no le quería

e indiferente por la ventana mirares no le daba

Asimetrías, desencadenadas cadenas del desamor

.

Amor?

Que droga que laberinto o cumbre no escalada es esa

.

Ella se entrego completa

El la poseyó hasta nunca

Nadie más había

unidad

Silencio de completud realizada

Suspiros

Sopor preludiando el renacer espiral de la locura

.

Amarte fue un sueño del que desperté a la fuerza

.

Lo infinito es también efímero

suavidades innombrables en un millón de instantes

desgajándose abismadas hacia la nadidumbre de la nada

.

Rojo púrpura azulada violeta

Manos habitando los rincones del cuerpo todo

Ritmo cadencia sobresalto espasmos

Ojos jardinenando el alma gemela

Ternura indecible e ilimitada

Besos caricias abrazos

ensueño

.

Tu nombre

un secreto

reverberando ecos y sinestesias sensoriales

.

Amantes

Se habitan mutuamente

Atrapados en el meollo de la libertad

.

(Por Ignacio Muñoz Cristi)

Read Full Post »

Cuando entendemos que los seres vivos, en tanto sistemas determinados en su estructura[1], somos sistemas cognitivos, la vida un proceso de conocimiento, y el aprendizaje una consecuencia espontánea y continua del vivir, podemos entender que este ocurre como una dinámica de transformación en congruencia entre el organismo y el medio.

En el caso humano la educación es también un proceso continuo que ocurre como un proceso espontáneo de transformación en la convivencia, ya que nuestra circunstancia implica a otros. Por ello depende de la clase de convivencia que realicemos la clase de espacios educativos que surjan en la convivencia, y fundamentalmente ha habido dos tipos en la historia humana; educación centrada en redes de conversaciones de control, obediencia, autoridad y sometimiento, y educación centrada en redes de conversaciones de confianza, colaboración y coinspiración. En las primeras el espacio relacional se cierra a las preguntas reflexivas, surgen la competencia y apropiación, se estrecha el espacio de creatividad e inteligencia. En las segundas se abre el espacio relacional a todas las preguntas reflexivas (preguntas por los criterios que dan valides a las afirmaciones), surge el compartir conocimientos y aprendizajes, se amplía el ámbito de autonomía que posibilita la creatividad y la inteligencia.

Ambos caminos educativos de transformación en la convivencia quedan determinados por redes de conversaciones particulares, y lo que especifica y conserva tales redes de conversaciones son las configuraciones emocionales desde donde las personas hacen todo lo que hacen, ya que estas constituyen su espacio psíquico-cultural.

En la historia del patriarcado, que tiene ya más de 9 mil años, la mayoría de los espacios educativos, sean escuelas o no, han estado centrados en convivencias que conservan el malestar de las redes de conversaciones de autoridad-obediencia basadas en la desconfianza y la instrumentalización. Es desde aquí que han surgido, desde hace años y en este presente, una serie de intentos de configurar una otra educación, e incluso de acabar con la escuela para solucionar los males e insuficiencias que la escuela patriarcal moderna ha generado.

Sin embargo sin el cambio cultural que implica cambiar desde la localidad de las emociones, de cada persona, hasta la globalidad de las redes de conversaciones, seguiremos creando espacios de autoridad-obediencia como los arriba descritos, y esto incluso sin escuelas. Como es el caso de las personas que deciden educar a sus hijos en casa pero lo hacen replicando las pautas emocionales y conversacionales de nuestra geocultura patriarcal centrada en la desconfianza y el control. El problema está en otra parte. Y esta mirada es la invitación tan particular que se hace desde la comprensión biológico-cultural de lo humano, la que nos permite ver la fenomenología completa del aprendizaje, el educar, el enseñar y las culturas en que estos fenómenos se pueden realizar.

P.d. Para profundizar en esto los invito a ver este post anteiror: https://bioculturalia.wordpress.com/2010/08/16/biologia-cultural-aprendizaje-y-educacion/


[1] Como siempre, esta comprensión de la educación desde la que reflexiono ahora sobre el pretendido fin de la escuela, se basa en el entendimiento biológico-cultural de lo humano. Desarrollado por Humberto Maturana y Ximena Dávila.

Read Full Post »

A propósito de la Biología del Amar citaremos estas breves palabras de ese gran escritor que fue Charles Bukowski. Muchas veces desde la oscuridad es que se ve la luz:

“Toda esa gente, ¿Qué hace? ¿Qué piensa? Todos vamos a morir, todos nosotros, ¡Menudo circo! Debería bastar con eso para que nos amáramos unos a otros, pero no es así. Nos aterrorizan y aplastan las trivialidades, nos devora la nada”.

Y una breve reflexión: ¿Será la nada el problema o el orgien del problema? sin duda es una metáfora, y una buena, evocando el sin sentido enorme del vivir en el malestar, en ese “vacío” psíquico-espiritual. Más, el origen de ese vacío tiene que ver con la cultura patriarcal-matriarcal en que habitamos, poniendo al centro la desconfianza, la apropiación, la enemistad, el control, la competencia, cultura milenaria que va a contrapelo de nuestra naturaleza primariamente amorosa, hoy tan alienada. Es así que llegamos a desamarnos y a desamar a los que deseamos a mar. Nuestro malestar no viene de la nada, ni es constitutivo, eso es lo bueno. Y hay por ende un camino de salida. Un único camino de salida.

Read Full Post »